Espirituosos

46331729-cruz

“Temas del examen “Teología espiritual de las formas de vida””. Esto pone el pack de folio que esta empollando él que tengo delante en el tren.

Escribe en un punto que algo “es un don de cristo”. A mi se me escapa todo eso, no entiendo; estoy convencido que hay temas más interesantes que enseñar que no intentan colocar en la cabeza de un joven cosas absurdas y sin sentido, temas que fomentan bases para un pensamiento coherente y enseñan a creerse lo que uno ve con la posibilidad de ponerlo en duda. Enseñan ideas premasticadas, enseñan viento. No entiendo como este viento consigue entrar por una oreja sin salir por la otra.
Mierda (volviendo al alumno santo) ahora mismo esta sonriendo leyendo el documento ese. Entramos en un segundo nivel de “no entiendo”‘ismo… Lo más concreto que percibo es que le da un toque pervertido medio tocado del coco; a mi me asusta un poco, casi que, al tener que pasar, me daría cosa hablar con él y me iría corriendo. Ay que miedo de verdad. Las sectas en general dan miedo.
Como siempre pienso, lo único bueno que haya salido de la religión es:
– la inspiración para algunos por hacer acciones en favor de los más pobres.
– la inspiración para los negro-espirituals.
Y lo peor:
– excusa para hacer acciones en favor de los mas ricos.
– excusas para estar un rato a solas con niños y abusar de ellos.
– excusas para frustrar a la gente y impedir que piensen demasiado.
– excusas para reinar de manera o no discreta.
– excusas para enriquecerse.
– jóvenes que son viejos de manera prematura.
Por suerte ultimamente he conocido a personas que han tenido una educación religiosa y que creen que en su relevancia, y me alegro de que me caigan tan bien. Quizás al final es como en todo: el extremismo es lo que oscurece cualquiera idea.
Solo puedo respetar a cada uno a pesar de que tenga ideologías que no respeto; sera lo que me enseño la educación no-religiosa. Nadie me dijo “ama a tal” o “respeta a las ideas de uno por tal y tal”, son cosas que he descubierto y que han crecido en mí gracias al aporte de toda la gente que haya podido conocer, gracias a mi propia experiencia, y que tienen bases más solidas y duraderas que una enseñanza dictada.
No dudo en que ese tipo de enseñamiento sea más potente que cualquiera ideología. De hecho, siguiendo por ese camino, me doy cuenta que la enseñanza religiosa no es una enseñanza, es un herramienta para moldear el pensamiento de uno, pero ese pensamiento se vera directamente afectado e influenciado por la experiencia propia y el entorno. Esas excusas que vinculan las religiones son usadas de una manera o otra por cada uno, lo cual me lleva a pensar que no debería ser enseñada en las aulas escolares, pero en iglesias o curso nocturnos, donde la gente va su propia voluntad en busca de historias místicas a las cuales aferrarse en caso de problema
Matemáticas, física, biología: hechos concretos, mas o menos discutibles, pero basados en cálculos, aunque no considero que ninguna de las dos ultimas estén exclusivamente vinculantes de hechos absolutamente verdaderos. Filosofía, literatura: asignaturas que proponen teorías, abiertas a contestaciones y que crecen con el aporte del pensamiento de otros. Religión: creación del humano, ideas indiscutibles, “aprendete esto y no lo contestes, que eso que te digo ES La Verdad”. Lo que estaba leyendo el chico delante no son apuntes propios que el mismo ha decidido apuntar, son folios impresos con las ideas que tiene que aprobar.
Llego a la oficina, es indiscutible. Amen por ello.

Leave a Reply